Los accidentes in itinere

los accidentes in intinere

 

 

¿Qué pasa si tengo un accidente al ir o al volver del trabajo?  ¿Es un accidente laboral?

Analizamos los requisitos del accidente “in itinere” y la protección del trabajador.

 

Las bajas laborales y los accidentes de trabajo

 
Cuando un trabajador tiene un accidente y no puede trabajar, estará de baja laboral. Hay dos tipos de bajas:

Pero, ¿qué sucede cuando el accidente no es en el centro de trabajo, sino de camino al trabajo o al salir de trabajar? Puede ser un accidente in itinere.

 

¿Qué es una accidente in itinere?  Requisitos

 
Los accidentes de trabajo no son únicamente los que ocurren mientras que se trabaja y en el centro de trabajo. También lo son los accidentes que suceden en el camino al trabajo o al salir del trabajo camino a casa, o los accidentes en desplazamientos trabajando. Estos son los llamados accidentes in itinere, “de camino”.

El artículo 156 de la Ley General de la Seguridad Social los reconoce, al afirmar que “Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo.”

Muchas veces se piensa solo en los accidentes de tráfico que se tienen en ese camino, que son casi  un 90% del total, pero también lo son otro tipo de accidentes como un esguince andando por la calle, caerse en las escaleras del metro, caerse de la bicicleta con la que se va a trabajar, caerse por las escaleras del edificio donde se vive… en estos casos, se habrá tenido un accidente de trabajo.

¿Qué pasa si no es el camino directo de casa al trabajo o del trabajo a casa?

No todo accidente de camino al trabajo es un accidente in itinere. En el caso de que se haya interrumpido o modificado el camino entre casa y el trabajo, es posible que se haya roto el nexo causal y deje de ser un accidente de trabajo, por lo que hay que estudiar siempre cada caso, analizando si hay interrupciones temporales sustanciales y si el accidente ha sido en el recorrido habitual.

Para ser considerado un accidente in itinere tiene que darse los siguientes factores:

  • Que sean en el itinerario habitual y normal de casa al trabajo, aunque puede ser por varios caminos.
  • Que se haya producido en el tiempo que normalmente se tarda de casa al trabajo y viceversa. Ese tiempo pueden ser 10 minutos o una hora y media, dependiendo de cada caso.
  • Que no haya interrupciones en el camino. Por ejemplo un trabajador que sale de casa, se desvía para llevar a sus hijos al colegio y luego al trabajo, habrá hecho una interrupción. En cambio pararse un momento a comprar tabaco de camino no es una interrupción, dependerá de cada caso.
  • Que el accidente sea en el transporte habitual que se utilice. Hay casos en los que incluso el monopatín se ha considerado un medio de transporte, ya que el trabajador iba siempre en monopatín a su puesto de trabajo.

En el caso de que no sea considerado un accidente de trabajo por haber roto ese nexo, será entonces un accidente no laboral, y seguirá siendo una baja laboral, pero por contingencias comunes.

 

Ampliación del concepto de accidente in itinere

 
La jurisprudencia ha ido poco a poco ampliando el concepto de accidente in itinere, examinando caso a caso, sobre todo con las nuevas situaciones familiares y de desplazamiento de los trabajadores.

Por ejemplo, se ha reconocido que es un accidente de trabajo el accidente que tuvo un trabajador cuando se desplazaba entre su centro de trabajo y el domicilio familiar, que no era el suyo habitual. Era un trabajador desplazado a otra Comunidad Autónoma, que los fines de semana acudía al domicilio familiar, y tuvo un accidente de trabajo en ese desplazamiento. A pesar de no ser un accidente entre el centro de trabajo y el domicilio habitual, en el camino habitual, se reconoció como in itinere, al ir todos los fines de semana al domicilio familiar.

En otros casos no han sido considerados en cambio como accidentes in itinere, como el desplazamiento desde la casa de otros familiares, de una novia, cuando el accidente fue por irse antes del trabajo, cuando se desvió para ir a recoger a la pareja por su centro de trabajo, etc.

 

Qué hacer ante un accidente de trabajo in itinere

 
Cuando se sufre un accidente in itinere, es necesario actuar igual que en un accidente de trabajo. Como este tipo de accidentes no suceden en un centro de trabajo suele ser necesario probar que este accidente ha sufrido en el camino al trabajo, por lo normalmente es bueno tener pruebas del accidente como un parte de la policía o de la guardia civil, si es un accidente de tráfico por ejemplo, o de la ambulancia si ha sido una caída en la calle. De esta forma se podrá demostrar donde y cuando ha sido el accidente, para demostrar que fue en el camino al o desde el trabajo.

Además habrá que informar a la empresa de este hecho, así como acudir a la Mutua para recibir la asistencia sanitaria.  Si el accidente es grave, se puede acudir al médico u hospital más cercano y luego acudir a la Mutua.

 

¿Por qué es importante que el accidente sea reconocido como in itinere?

 
Es importante que el accidente sea reconocido como in itinere, para que sea considerado como accidente laboral, que conlleva algunas ventajas frente a los accidentes no laborales:

  • Se cobra la baja desde el primer día
  • Se cobra una cuantía superior de la baja
  • En caso de dejar de trabajar estando de baja, el tiempo de baja no será descontado cuando se pida el paro al recibir el alta
  • La empresa y la Mutua asumirán más responsabilidades.

Según informes de los sindicatos, los accidentes de camino o regreso al trabajo son la segunda causa de fallecimientos por accidente laboral, después de los infartos y derrames cerebrales. Hasta octubre de 2016 habían fallecido 114 trabajadores por este motivo. También ha aumentado el número de accidentes in itinere no mortales.
 
Este tipo de accidentes va en aumento debido por un lado a que cada vez es más necesario el uso del vehículo en los trabajos y por otro a la precarización del mercado laboral. La temporalidad, la parcialidad, los bajos salarios o las rotaciones excesivas están provocando altos niveles de estrés y la necesidad para muchos trabajadores de simultanear varios empleos, con lo que se reducen los necesarios tiempos de descanso.
 

 
 

© Un artículo de Jorge Danés, abogado laboralista. Actualizado el 3 de Enero de 2017
 
Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales, los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

 

 

Comentarios

Esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

* Al enviar su comentario acepta las condiciones de uso y privacidad (+info).