El Certificado de eficiencia energética de edificios

Certificado de eficiencia energética de edificios

Si estás pensando en montar un negocio, comprando o alquilando un local, o simplemente buscas una nueva vivienda, recuerda que el propietario debe facilitarte de forma obligatoria su correspondiente certificado de eficiencia energética.

¿Qué es el Certificado de eficiencia energética?

Se trata de un documento oficial, que tiene que presentar el propietario de un edificio de forma obligatoria cuando quiere venderlo o alquilarlo. La normativa vigente indica, de forma explícita, que es obligatorio que el comprador o usuario de un edificio conozca el gasto energético que este supone.

Así, los compradores tienen más información para comparar entre varios pisos o buscar una oficina donde establecer un nuevo negocio. También resulta útil para los emprendedores, que a la hora de hacer números, pueden tener más datos gracias a este informe y valorar lo que les va a costar mantener un lugar de trabajo.

El Real Decreto 235/2013 de 5 de abril es la norma que regula la emisión de estos certificados. Fue la Unión Europea quién impulso esta norma tras la publicación de la Directiva europea 2010/31 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010 sobre eficiencia energética en los edificios.

Al principio, los certificados eran voluntarios, pero desde el 1 de junio de 2013 son obligatorios al vender o alquilar un inmueble. Si vas a alquilar un piso o local recuerda que su propietario deberá darte una copia del certificado energético. De la misma manera, si lo compras también te lo tienen que facilitar. Si no, ni siquiera el notario podrá aprobar el intercambio de escrituras.

¿Qué datos debe contener el informe?

El informe debe indicar en qué municipio y provincia está situado, el tipo de edificio (si es de nueva construcción o ya existía) y si es una vivienda (en ese caso hay que especificar si es unifamiliar o un bloque de edificios). Se valoran aspectos como la calefacción, refrigeración y el uso de las energías térmicas y eléctricas.

 

 

Con todos los datos, el profesional encargado de hacer el informe pone una calificación al edificio y realizará unas recomendaciones. Su firma y su nombre deben aparecer también.

La nota que puede obtener un edificio después de su evaluación varía de la A (la máxima puntuación que puede obtener) a la G, la peor y sinónimo de que el edificio no es eficiente y su contaminación es alta. Esto supone para el propietario o usuario un gasto elevado cuando utilice la calefacción, electricidad, y en general, la energía.

Importancia de la etiqueta de eficiencia energética

A partir del informe, el certificador rellena también una etiqueta en la que aparece la calificación  energética del edificio. Esta etiqueta tiene que aparecer en toda la publicidad que se haga del inmueble, ya sea para venta o alquiler. Es la forma, como se explicaba al principio, que tiene alguien que está buscando un local o inmueble de saber cuánta energía consume y poder comparar con otros. En esta etiqueta hay que especificar si la información se refiere al proyecto o al edificio terminado. Se puede ver un modelo oficial de esta etiqueta, pinchando aquí.

El certificado y la etiqueta tienen una validez de 10 años. Por lo tanto, el propietario tiene obligación de renovarlo, como indica el Real Decreto, en las condiciones que establezca cada comunidad autónoma. Asimismo, el propietario puede voluntariamente volver a evaluar el edificio antes de agotar el plazo, si considera que han cambiado las circunstancias del mismo.

Modelo oficial de Certificado de eficiencia energética de edificios

Se puede ver un modelo de certificado energético en este enlace (pdf).

¿Quién puede emitir un un certificado?

Ciertos profesionales, por los conocimientos que requieren el ejercicio de sus carreras, están habilitados para evaluar un edificio y emitir el correspondiente certificado y etiqueta. Se trata de los siguientes: Arquitectos, arquitectos técnicos y aparejadores, Ingeniero Aeronáutico, Ingeniero Agrónomo, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Ingeniero Industrial Ingeniero de Minas, Ingeniero de Montes, Ingeniero Naval y Oceánico, Ingeniero de Telecomunicación, Ingeniero Técnico Aeronáutico, Ingeniero Técnico Agrícola, Ingeniero Técnico Forestal, Ingeniero Técnico Industrial, Ingeniero Técnico de Minas, Ingeniero Técnico Naval, Ingeniero Técnico de Obras Públicas, Ingeniero Técnico Topógrafo, Ingeniero Químico.

Si una persona no dispone de alguna de las anteriores titulaciones, la Ley indica que tendrá que acreditar su cualificación profesional para realizar los certificados.

Por otro lado, tener la titulación no significa estar capacitado para entender de ahorro energético y energías renovables, por lo que los expertos recomiendan a los profesionales que quieran ejercer como certificadores energéticos, la realización de algún curso de formación. También hay información disponible en guías gratuitas, como las del IDAE  (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), perteneciente al Ministerio de Industria.

 

 

En estos cursos enseñarán, entre otras cosas, el manejo de programas informáticos como HULC (para certificación de edificios nuevos), CE3 y CE3X (para edificios existentes). También hay manuales del Ministerio con información sobre estos programas.

¿Dónde se debe presentar el certificado?

Este certificado tiene que presentarse al organismo competente de la comunidad autónoma del lugar del inmueble. Lo habitual es que el técnico que se encarga de realizar la certificación también se encargue de registrarlo.  En algunas comunidades, este registro se puede hacer por Internet. (Por ejemplo, en Madrid).

Coste del certificado

Cada propietario elige y contrata al técnico que considere para realizar esta tarea. Por tanto, no hay un precio estándar sino que se rige por la norma de la oferta y la demanda. Lo aconsejable es comparar varios precios y decidirse por el profesional que más confianza te merezca. (Mirando en Internet encontrarás ofertas para estas certificaciones, a partir de 30 euros, en función del tipo de vivienda).

Supuestos en los que no es necesario certificado

No todos los inmuebles requieren certificado energético. Quedan excluidos los siguientes:

  • Viviendas independientes con una superficie útil inferior a 50 metros cuadrados.
  • Viviendas que se compran para reformas importantes o demolición.
  • Viviendas que se utilizan por un periodo de tiempo limitado (máximo 4 meses al año) y cuyo consumo de energía previsto sea inferior al 25% del uso total del año.
  • Lugares con valor arquitectónico o histórico, de culto o construcciones provisionales (por un periodo igual o inferior a dos años).
  • Edificios destinados a talleres, procesos industriales, de defensa y agrícolas.
  • Habitaciones de hotel y de casas rurales o espacios para eventos, al no existir contrato de alquiler.
  • Garajes o trasteros.
  • Los locales que aun se consideran “no habitables”, hasta que pasen a serlo y se lleve a cabo un proyecto de obra. Cuando esto ocurra deberá solicitarse el certificado de eficiencia energética.

Por ejemplo, el propietario que quiere alquilar su vivienda durante dos meses en periodo vacacional, no tiene obligación de obtener certificado por tratarse de un periodo de tiempo limitado. Sin embargo, si quiere poner en venta el inmueble tendrá que obtener dicho certificado. 

Posibles sanciones

Las Comunidades autónomas son las que regulan su cumplimiento y los organismos competentes de cada una los que pueden sancionar.

Como se trata de una norma obligatoria, los propietarios que al poner en venta un piso o anunciarlo para su alquiler no incluyan la etiqueta de eficiencia energética y no dispongan del certificado, se pueden enfrentar a multas desde 300 hasta 6.000 euros.

Una sanción leve, por la que tendrías que pagar 300 euros sería por ejemplo no informar de la eficiencia energética de la vivienda al anunciarla y muy grave, no facilitar el certificado o mentir en los datos que incluye. La consecuencia de hacer algo así sería pagar unos 6.000 euros.

¿Qué ha supuesto la obligatoriedad del certificado?

El hecho de que cada comunidad autónoma tenga un registro con los certificados energéticos de los edificios que hay en la misma es una información muy valiosa. Se puede conocer el estado de los inmuebles donde vivimos y trabajamos, además de concienciarnos de la importancia de reducir el consumo de C02.

Por ejemplo, en 2014 la Comunidad de Madrid publicó que la mayoría de los edificios habían obtenido una calificación muy baja (entre E y G). Este tipo de datos debe hacer que se tomen medidas. Una rehabilitación no sólo mejorará el uso de la energía, haciendo que el propietario ahorre, sino que además los edificios serán más seguros y salubres.

La Directiva europea 2010/31 del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010 no ha sido la única medida de la U.E. para mejorar la eficiencia energética de los edificios (el 40% de las emisiones totales de CO2 proceden de ellos).  En España, es obligatorio que las empresas realicen auditorías energéticas, tras el Real Decreto 56/2016 de 12 de febrero (otra transposición de otra directiva europea).

Todo ello indica, al menos en la teoría, un cambio en las instituciones de cara a fomentar un uso adecuado de los recursos energéticos.

Referencias legales y más información

 


© Un artículo de María José Sánchez Gómez de Orgaz, periodista. Actualizado el 24 de noviembre de 2016
 
Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales, los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

 

 

Comentarios y Consultas

Recuerde que esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

La dirección de email no será publicada, sirve para avisarle cuando haya respuestas a su comentario.

Se responden únicamente comentarios generales y dudas básicas referidas al artículo publicado, no consultas particulares.

* Al enviar su comentario acepta las normas de uso y privacidad (+info).

Esta página utiliza COOKIES. Si continúa navegando entendemos que acepta la política de uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar