El “contrato de emprendedores” fantasma

El contrato a emprendedores fantasma

Los medios oficiales anuncian que en junio aumentaron los contratos a emprendedores, hasta superar los 15.000.

¿ Hay 15.000 nuevos emprendedores al mes?. Ojalá, pero nada más lejos de la realidad.


 

“En el mes de junio se registraron 15.709 nuevos contratos de apoyo a emprendedores”

 
Este titular está basado en la información sobre contrataciones que facilita el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Se habla del llamado “contrato indefinido de apoyo a los emprendedores”, pero ¿en qué consiste este tipo de contrato? ¿únicamente lo puede utilizar un emprendedor?

Esta modalidad de contrato pueden utilizarla emprendedores, pero también autónomos y Pymes, aunque lleven en el mercado más de un siglo y su actividad esté totalmente consolidada, es decir, aunque hayan dejado atrás su etapa de emprendimiento hace muchos años.  El único requisito que exige la norma que lo regula es que tengan menos de 50 trabajadores (art. 4  ley 3/2012).  No es, por lo tanto, un contrato para emprendedores, ni que estén utilizando los emprendedores exclusivamente.

En la exposición de motivos de la ley 3/2012, se explica claramente a quien va dirigido este contrato:

“Las empresas de cincuenta o menos trabajadores constituyen, según datos del Directorio Central de Empresas del Instituto Nacional de Estadística, el 99,23% de las empresas españolas. La reforma laboral trata de facilitar la contratación de trabajadores por parte de estas empresas, que representan a la mayor parte del tejido productivo de nuestro país y que albergan las diversas fórmulas de organización empresarial que posibilita nuestro ordenamiento jurídico, entre las que cabe destacar el trabajo autónomo y las diversas familias de la economía social. Con esta finalidad se crea una nueva modalidad de contrato de trabajo por tiempo indefinido de la que sólo podrán hacer uso las empresas que tengan menos de cincuenta trabajadores que, pese a la situación de crisis económica, apuesten por la creación de empleo. Además, se establecen dos incentivos fiscales para sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades y contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que realicen actividades económicas, destinados a incentivar este tipo de contrato. El primero de los incentivos resulta aplicable exclusivamente a aquellas entidades que carezcan de personal contratado, mientras que el segundo va destinado a las empresas de cincuenta o menos trabajadores, que realicen la contratación de desempleados beneficiarios de una prestación contributiva de desempleo.”

 

¿Quién está utilizando el contrato de apoyo a emprendedores?

 
No hay datos oficiales públicos sobre el tipo de empresas que están utilizando este contrato. Sin embargo, basta consultar a expertos, gestorías y sindicatos: esta modalidad de contratación la están utilizando todo tipo de Pequeñas y Medianas Empresas, que legítimamente quieren beneficiarse de la flexibilidad que les otorga este contrato para mantener un periodo de prueba de un año, durante el cual no tendrán que pagar indemnización al nuevo trabajador.  Esta es la gran ventaja para el empresario del contrato de apoyo a los emprendedores: su flexibilidad para el despido sin indemnización durante el primer año.

Según ha publicado en su memoria el Consejo Económico y Social de España (CES), de los 130.000 contratos de este tipo que se celebraron en 2015, el 97 % no aprovechó sus ventajas fiscales, por lo que cabe deducir que su principal interés radica en la facilidad del despido durante el primer año:

“Cabe reiterar, con las cifras de 2015, que el uso del contrato de emprendedores no parece venir aparejado al uso de los incentivos fiscales que lo acompañan en determinados supuestos, toda vez que los celebrados sin deducciones fiscales fueron 125.100, lo cual supuso, como en el año anterior, nada menos que el 97 por 100 del total. A su vez, la ausencia de acogimiento a ese incentivo subraya la importancia de la vida media de estos contratos que, como es sabido, pueden resolverse sin coste dentro del primer año de vigencia.”

Se podrá discutir más o menos sobre si la flexibilidad en la contratación (y en el despido) beneficia o no a la creación de empleo. Aquí hay argumentos de todo tipo,  con los sindicatos claramente en contra. Sin embargo, el contrato está ahí y el periodo de prueba de un año ha sido admitido como válido por el Tribunal Constitucional, en una sentencia controvertida.
 

¿A quién se está contratando con este modelo?

 
A todo tipo de trabajadores.  Según datos del CES, el 34,6 % de los contratos de emprendedores en 2015 se hizo a menores de 30 años, el 39,5 % a trabajadores entre 31 y 44 años  y el 25,9 % a mayores de 45 años y las estadísticas del SEPE revelan que se contrata en todos los sectores, Comunidades Autónomas y niveles de formación. En la actualidad, el contrato de “apoyo a los emprendedores” supone el 15 % de la contratación indefinida y su tendencia es creciente mes a mes.

Este tipo de contrato bien podría haberse llamado “contrato indefinido con despido gratuito el primer año, para autónomos y pymes”, pero se estropearía un titular y perdería fuelle la burbuja del emprendimiento.

 

 

 


© Un artículo de Oscar de las Heras. Actualizado el 19 de julio de 2016
 
Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales, los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

 

3 comentarios en “El “contrato de emprendedores” fantasma

  1. Quizás si las condiciones a mantener para no perder y reembolsar las deducciones no fueran tan duras las empreñes las aplicarían sin miedo.

  2. Aplausos tras el último párrafo!!
    Seguimos dando preponderancia a lo que suena bien, a la floritura verbal y el protocolo trasnochado, frente a la eficiencia de recursos, el ahorro de tiempo y la franqueza y claridad normativa. Lo estamos viendo una vez más con este 2º proceso post electoral…: hablar, hablar, y hablar, buenas palabras de entendimiento, el sentido común, las altas miras…, pero aquí todos barriendo pa dentro, quítate tú q me ponga yo, y así seguimos.

    • Hola, muchas veces el lenguaje jurídico no es claro, bien por la rigidez de las normas y la necesidad de usar unos términos que muchas veces son anticuados; muchas otras veces se utiliza un lenguaje poco claro justamente para no facilitar la interpretación de la ley; otras por no estar…  [ ] La respuesta completa se comunica al lector por email (ref. 103665)

 

Comentarios y Consultas

Recuerde que esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

La dirección de email no será publicada, sirve para avisarle cuando haya respuestas a su comentario.

Se responden únicamente comentarios generales y dudas básicas referidas al artículo publicado, no consultas particulares.

* Al enviar su comentario acepta las normas de uso y privacidad (+info).

Esta página utiliza COOKIES. Si continúa navegando entendemos que acepta la política de uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar