Currículum “sin experiencia laboral” en 4 pasos

Currículum sin experiencia en 4 pasos
 

 

 

¿No tienes experiencia laboral? Eres mucho más que eso  así que plásmalo en tu currículum y consigue abrirte algunas puertas
 
Un currículum es la primera herramienta que tienes para presentarte ante una empresa. ¿Quieres optar a ese puesto de trabajo? Pues no desaproveches esa oportunidad y marca la diferencia. 

 

Paso 1: Antes de empezar, planifica

No te pongas límites tú mismo, esta es una carrera de fondo y si no tienes experiencia laboral y quieres diferenciarte del resto de los candidatos, tendrás que hacer un esfuerzo mayor que los demás, así que toma las riendas y empieza por hacer un “mapa de situación”. Luego ya le darás formato al currículum.

Hay dos fases importantes que tienes que plantearte y si las trabajas bien, se notará en el resultado final.

 

Investiga, ¿para quién quieres trabajar?

Si realmente estás interesado en el puesto que ofrece una empresa, tendrás que hacerte muchas preguntas. Infórmate, conócelo todo sobre ella y hazte preguntas como: ¿Por qué envías a esa empresa tu currículum? ¿Sabes quienes son, a qué se dedican, cuál o cuáles son sus líneas de negocio?¿Has leído sobre ellos y te has interesado por saber cómo les va con respecto a la competencia en el sector?¿Quién es su competencia directa? ¿Por qué eliges el puesto de esta empresa y no otro?

Realmente cuando estás interesado, lo natural es tratar de conocer todo lo lo que puedas o esté a tu alcance y eso se nota.

¿Has podido contestarte a todas esas preguntas?¿Podrías hablar con soltura sobre toda esa información con alguien de la empresa? Si la respuesta es que sí, pasamos a la siguiente fase

 


 

 
 

Defínete, ¿Qué quieres hacer para la empresa?

Lo principal es conocer, al menos lo básico, sobre qué funciones se desempeñan ese trabajo. Pregunta, infórmate, habla con trabajadores en activo, con ex trabajadores, bucea en foros…internet te conecta con todo. Aprovéchalo. Demuéstrale a la empresa qué puedes aportar de valor para ellos, que no sea la experiencia.

Si quieres responder a una oferta que ha publicado la empresa, perfecto, porque lo tendrás más fácil ya que describirán qué necesitan. Si por el contrario quieres ser tú quien contacte con ellos para optar a un puesto de trabajo concreto, tendrás que investigar sobre lo que realmente valoran en la empresa, sólo así tendrás la posibilidad de que cuenten contigo.

 

Paso 2:  Tu mejor baza, la “carta de presentación”

Si no tienes experiencia laboral, una buena carta de presentación es imprescindible. Tienes que suplir la falta de bagaje con interés, actitud y ganas de trabajar.

Al redactar la carta de presentación, trata de plasmar todo eso. Eres mucho más que un título o un curso de formación, eres un trabajador que tiene mucho que aportar a la empresa. Tienes ganas, interés, capacidad de aprender, una excelente actitud y sobre todo ideas, perspectiva y compromiso.

Darle forma es fácil, lo que tienes que pensar es cómo plasmar todo eso con tu propio estilo de redacción y transmitiendo todo el interés que tienes. Redacta varias, ve dando forma a la redacción, se concreto y sobre todo quédate con la que más diga sobre ti.

 

Paso 3: Ya lo tienes todo, ahora dale un buen formato a tu currículum

Has trabajado mucho para llegar a este tercer paso y tienes cubiertos todos los ángulos. Es cierto que no tienes experiencia laboral y si la tienes, probablemente no en ese sector, pero a estas alturas te has convertido en un “semi-experto” en lo que a la empresa se refiere, así que prioriza.

En un currículum es importante el contenido, pero también la forma. En este enlace tienes acceso a más de 200 plantillas de currículums para descargar, puedes elegir la que quieras y si aún así no te convencen, porque quieres algo diferente, siempre puede probar la herramienta del INAEM para hacer un currículum online o darle formato europeo.

Pero no tires por la borda todo lo que has trabajado. Pon los 5 sentido y destaca lo importante: la formación relevante, los cursos que hayas podido hacer que te puedan servir, tu actitud, tus logros en algo que justifiquen y avalen esa disposición. Nadie te conoce como tú mismo, así que haz que se vea en un solo vistazo.

Un currículum es la primera herramienta que tienes para presentarte ante una empresa. ¿Quieres optar a ese puesto de trabajo? Pues no desaproveches esa oportunidad y marca la diferencia

 

Paso 4: Ya has hecho casi todo el trabajo. No descuides el envío

Después de todo lo que has trabajado, mantén el nivel de exigencia contigo mismo y no dejes en manos de la suerte que el currículum llegue, a su destinatario.

Son muchos detalles que tienes que cuidar: que la dirección desde la que lo envías sea profesional, el asunto, adjuntar el currículum en formato .pdf… Para no olvidar ninguno, puedes seguir las  10 claves más importantes para enviar un currículum por email

 

No hay recetas mágicas, sólo constancia, capacidad de trabajo y actitud

Ya tienes el currículum, has hecho un buen trabajo y aunque eso no te asegure el éxito, si te hará adquirir un método.  Aunque no lo creas, eso es experiencia y demuestra capacidad de autoformarte. Si hay próxima vez, podrás hacer referencia a esas habilidades.

Ahora queda el trabajo “después de”, pero ¿en qué consiste?. Básicamente en tener controladas todas y cada una de las candidaturas que has presentado. Tienes que saber a qué empresas enviaste tu currículum, cuando y para qué puesto, estar preparado en todo momento es imprescindible.

Los procesos de selección, en ocasiones se posponen y si quieres mostrar interés, tendrás que enviar un email o llamar por teléfono para preguntar y tienes que tener las cosas claras.

Un último consejo, estate siempre alerta. Ten el teléfono y el correo siempre disponible. Si has enviado tu currículum a través de una plataforma, estate pendiente de los avisos y disponible para contactar inmediatamente. Puedes tener una segunda oportunidad de postularte online para hacer una prueba, para que reconsideren tu descarte o para que te tengan en cuenta en otra ocasión. Habrás demostrado en directo tu disposición, tu actitud y tu interés.

¿No era esa oportunidad la que perseguías cuando presentaste tu currículum, aunque no tuvieras “experiencia laboral” previa?

 

También te puede interesar

  • Por qué nunca deberías utilizar estar frases en tu currículum
  • Qué valoran las empresas al contratar a un joven
  •  


    © Un artículo de Equipo de redacción. Actualizado el 20 de Diciembre de 2016
     
    Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales (legislación española), los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

     

     

    Comentarios

    Esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

    * Al enviar su comentario acepta las condiciones de uso y privacidad (+info).