Diferencias entre el contrato para la formación y el contrato en prácticas

las diferencias entre el contrato de formación y el contrato en prácticas
 

 

 

Explicamos las diferencias entre el “contrato para la formación y el aprendizaje” y el “contrato en prácticas”.  ¿Quién y cómo se pueden utilizar? ¿durante cuánto tiempo? ¿qué derechos suponen para el trabajador?.

 

¿Qué tienen en común?

 
Tanto el contrato para la formación y el aprendizaje, como el contrato en prácticas tienen como objetivo que el trabajador mejore su empleabilidad y continúe formándose.

Ambos son contratos de trabajo, por lo que no hay que confundirlos con de otro tipo de prácticas no laborales y becas, que con completamente distintas.

También tienen en común que en ambos casos el trabajador está dado de alta en Seguridad Social y se cotiza para el desempleo.

En las dos modalidades, las empresas reciben incentivos a la contratación.
 

Diferencias más importantes

 

Van dirigidos a distintos tipos de trabajadores y con diferente finalidad

 
El contrato para la formación y el aprendizaje va dirigido a trabajadores jóvenes mayores de 16 y menores de 25 años que no tienen cualificación profesional ni una titulación. En el caso de tener reconocida una discapacidad no se aplica este límite de edad. Además, mientras que la tasa de paro se sitúe debajo del 15%, se podrá hacer este tipo de contrato también a trabajadores menores de 30 años.

Este contrato persigue que estos trabajadores reciban tanto formación teórica como práctica a la vez que trabajan, con el objetivo de alcanzar una titulación educativa o de formación profesional. De esta forma se intenta que estos trabajadores consigan un primer empleo, una formación y una inserción en el mercado laboral.


 

 
 

No se podrá hacer este tipo de contrato a un trabajador con formación universitaria, profesional o titulaciones equivalentes, que sean referentes al puesto para el que se va a contratar al trabajador.  Si pueden acogerse a este contrato quienes se encuentren cursando formación profesional.

El contrato en prácticas es para trabajadores que ya han finalizado unos estudios y tengan una titulación universitaria, de formación profesional, ya sea de grado medio o superior, títulos equivalentes reconocidos oficialmente, o certificados de profesionalidad.

Se puede hacer este contrato, siempre que no hayan pasado más de 5 años desde que se obtuvo la titulación (en el caso de tener alguna discapacidad este plazo es de 7 años). El actual Plan de Empleo Juvenil establece que en el caso de ser menor de 30 años, y si es el primer empleo que tiene que ver con esa titulación, no son de aplicación estos límite de tiempo.

Lo resumimos de este modo:

El contrato de formación está dirigido a jóvenes menores de 25 (30 mientras el paro no baje del 15%) que no tienen titulación, para que la obtengan mientras trabajan. La idea es “estudia y trabaja al mismo tiempo”.

El contrato en prácticas está enfocado a trabajadores, sin límite de edad, que han terminado ya sus estudios, para que pongan en práctica los conocimientos adquiridos. Se trata de “trabajar y poner en práctica la teoría que ya se ha aprendido”.

Lo vemos con algunos ejemplos:

Miguel tiene 18 años y no ha terminado aún sus estudios obligatorios, por lo que no tiene ninguna titulación. Le hacen un contrato para la formación y el aprendizaje, con el que, además de trabajar sigue estudiando, para obtener el título de la ESO y una titulación respecto del trabajo que va realizando.

Tamara ha finalizado su carrera, y aunque tiene un buen expediente académico, no tiene experiencia en poner en práctica esos conocimientos. La contratan en una empresa del sector de su carrera, con un contrato en prácticas para que vaya cogiendo experiencia en su sector.
 

La formación que se recibe en ambos es diferente

El contrato de formación y aprendizaje tiene un aspecto dual, ya que parte de la jornada se dedica al trabajo y parte a la formación teórica. Durante el primer año el trabajador dedica el 75% al trabajo y el 25% a la formación teórica, mientras que durante los dos siguientes años el porcentaje pasa a ser de un 85% de trabajo y un 15% de formación. Por lo que, aunque se esté contratado a jornada completa, no se dedica toda la jornada a trabajar. En este tipo de contrato la formación que se recibe o bien está estructurada en el sistema educativo oficial (la Formación Profesional), o bien en el sistema de formación para el empleo (Certificados de profesionalidad).

En el contrato en prácticas, en cambio, no se recibe formación teórica ya que esa ya se ha obtenido con la titulación que habilita la contratación. Con este contrato el trabajador únicamente realiza trabajo práctico.
 

Con ellos se obtienen distintas titulaciones o acreditaciones

El contrato de formación y aprendizaje persigue la obtención de algún título educativo, como la educación obligatoria, o un título de formación profesional de grado medio o superior. Igualmente esta experiencia profesional puede servir para la obtención de un certificado de profesionalidad .

Con el contrato de prácticas, cuando este finaliza, el trabajador obtiene un certificado emitido por la empresa donde consta la duración de las prácticas, las tareas realizadas y los puestos desempeñados, pero no es un título oficial.
 

La duración máxima de estos contratos no es la misma

El contrato de formación y aprendizaje tiene una duración mínima de 1 año y una máxima de 3 años, aunque algunos Convenios Colectivos pueden establecer una duración mínima inferior. Si el contrato tiene una duración inferior a la máxima, se pueden hacer 2 prórrogas de 6 meses cada una, y sin que se pueda llegar a superar el periodo máximo de 3 años.

El contrato en prácticas en cambio puede durar entre 6 meses y 2 años. Por Convenio Colectivo se pueden establecer otros límites dependiendo de las características del sector, sin poder superar los 2 años de contrato de prácticas en la misma empresa.
 

El trabajador recibe un salario distinto en cada uno de ellos

En el contrato de formación y aprendizaje se cobra el salario del puesto que se ocupa, en proporción al tiempo de trabajo efectivo (ya que una parte de la jornada está destinada a recibir formación). El primer año el tiempo de trabajo efectivo es del 75% y los dos siguientes el 85%. Igualmente, como mínimo se tiene que cobrar el Salario Mínimo Interprofesional. Por ejemplo: un trabajador contratado como Oficial de 2ª cobra normalmente 1.000 euros, por lo que con este contrato se cobrará 750 el primero año y posteriormente 850.

Con el contrato en prácticas se cobra el 60% del salario correspondiente al puesto que se ocupa durante el primer año de contrato y el 75% durante el segundo. Y como mínimo se tiene que cobrar siempre el Salario Mínimo Interprofesional. Es decir, si se está contratado como Ingeniero, y el Convenio Colectivo establece un salario de 1.800 euros, durante el primer año se cobrará 1.080 y durante el segundo 1.350.

 

Más información sobre estos contratos,

  • Guía y modelos del contrato para la formación y el aprendizaje
  • Guía y modelos del contrato en prácticas
  •  
    Texto Legal: Artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores 


    © Un artículo de Equipo de redacción. Actualizado el 4 de Abril de 2017
     
    Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales (legislación española), los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

     

    Hay 4 comentarios en “Diferencias entre el contrato para la formación y el contrato en prácticas

    1. Cómo ayuda para fomentar la contratación de los jóvenes estos contratos están bien, el problema es que no siempre se utilizan como se debe. Tengo 24 años, trabajé de becaria 6 meses, después, en la misma empresa me hicieron un contrato en prácticas, que es el que tengo ahora.

      El problema es el amplio periodo de tiempo, al final, en la práctica, puedes estar realizando las mismas funciones que otro trabajador y pasar por becas y prácticas durante 2 años y medio.

      Aun así, para acceder al mundo laboral, es una ayuda y una forma de entrar en un nuevo sector si se utiliza debidamente.

      • Hola, efectivamente el problema es que muchas veces se abusa de este contrato y algunas empresas lo utilizan como forma de tener un trabajador más barato en vez de utilizarlo como forma de formar a un trabajador.  [ ] Se responde al lector por email (ref. 130163)

      • Respondiendo en pruebas a las 22:39  [ ] Se responde al lector por email (ref. 127728)

     

    Comentarios

    Esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

    * Al enviar su comentario acepta las condiciones de uso y privacidad (+info).