La situación de los trabajadores enfermos de cáncer

Desprotección de los trabajadores con cáncer

¿En qué situación quedan los trabajadores enfermos de cáncer al finalizar el periodo de Incapacidad Temporal? ¿Reciben el alta? ¿Tiene que pagarse los medicamentos de los tratamientos?

Los afectados por esta enfermedad reclaman cambios legales que eviten su desprotección.

 

Situación del trabajador cuando se detecta la enfermedad

Cuando a un trabajador se le detecta un cáncer, al estar imposibilitado para continuar trabajado, pasa a estar en situación de Incapacidad Temporal , durante la cual recibe una prestación económica para compensar la pérdida del salario por no poder trabajar.

Igualmente, si el trabajador está cobrando la prestación o un subsidio por desempleo, también pasa a esta situación de baja , en la que continúa cobrando la misma cuantía que durante el desempleo, pero no tiene que sellar la demanda, ni es llamado a cursos ni entrevistas de trabajo, para que se centre en su recuperación.

 

¿Qué pasa cuando finaliza la Incapacidad Temporal?

La situación de Incapacidad Temporal no se puede mantener indefinidamente, dura únicamente 1 año, pasado el cual puede ampliarse 180 días como máximo.

Pasado este plazo, el trabajador puede ser dado de alta médica, si se encuentra capacitado para volver a trabajar o pasar a una Incapacidad Permanente , si se considera que el trabajador continúa inhabilitado para volver a trabajar. Dependiendo del tipo de Incapacidad Permanente se recibe una pensión mayor o menor. Esta Incapacidad, a pesar de llevar el nombre de Permanente, es revisable, y si el trabajador presenta una mejoría y vuelve a estar capacitado para trabajar, perderá esta pensión.

 

 

 

Problemas que se están dando

Se han detectado casos entre los enfermos de cáncer donde al trabajador, al finalizar la Incapacidad Temporal, no se le aprueba la solicitud de Incapacidad Permanente y es dado de alta, a pesar de continuar afectado por la enfermedad. En muchos de estos casos, el trabajador sigue enfermo, o tiene controlada la enfermedad, pero gracias a un tratamiento tan agresivo que deja graves secuelas y un estado físico no apto para trabajar. Además hay que tener en cuenta que en los casos de cáncer es muy importante evitar que el tumor se reproduzca y se den casos de recidivia.

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) no existe un porcentaje claro de casos en los que se deniega la Incapacidad Permanente a los enfermos de cáncer, pero sí que se ha detectado esta situación y que están recibiendo más consultas al respecto. También han visto aumentadas un 52% las peticiones de ayuda desde el inicio de la crisis (pdf).

Los casos dependen de cada Comunidad Autónoma, ya que cada una tiene su propio Equipo de Valoración de Incapacidades que es quien reconoce o no las Incapacidades Permanentes. No existe un criterio único frente a estas situaciones, y depende del equipo médico que valora al paciente, de las secuelas, del tipo de cáncer, del trabajo concreto que se desarrollaba, etc. Este equipo tiene que valorar la capacidad de trabajar de cada solicitando de forma individualizada.

Independientemente del número de afectados por esta situación, la realidad del trabajador enfermo de cáncer que no ve reconocida la Incapacidad Permanente, a pesar de seguir enfermo, es queda en una situación de total desamparo.

En muchos estos casos, si la Incapacidad Permanente es denegada, el trabajador se ve abocado al desempleo…en el caso de que tenga derecho a recibir alguna ayuda del Servicio de Empleo y cuando esta se agota, queda en una situación absolutamente precaria. Además, con la situación actual de desempleo, la posibilidad de encontrar un nuevo empleo teniendo cáncer complica mucho la situación, ya que las empresas prefieren no contratar o mantener en plantilla a un trabajador que puede ausentarse a causa de su enfermedad.

 

Reclamaciones contra las denegaciones de Incapacidad Permanente

En el caso de que la Incapacidad Permanente sea denegada, el trabajador que no esté de acuerdo tiene que reclamar a la Seguridad Social, primero mediante una Reclamación Previa, y posteriormente deberá acudir a los Juzgados de lo Social.

El éxito de las reclamaciones dependerá, como en los reconocimientos de la Incapacidad, y habrá que analizar caso a caso y Comunidad Autónoma a Comunidad Autónoma, ya que existe una gran diferencia en los éxitos dependiendo de dónde se reclame.

Para la reclamación, siempre es recomendable tener informes periciales médicos, independientes de la Seguridad Social, que demuestren la imposibilidad de trabajar. Hay que tener en cuenta que los jueces, por lo general, no tienen conocimientos médicos, y deben juzgar en virtud de los informes periciales de cada caso. Por lo que es muy importante tener un informe que contrarreste el informe que aporta la Seguridad Social y efectuado por el Equipo de Valoraciones Médicas.

A pesar de ser un camino difícil, existen reconocimientos judiciales en donde los Tribunales reconocen que un enfermo de cáncer continúa incapacitado para trabajar una vez finalizada el Incapacidad Temporal, como la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de 27 de diciembre de 2013 (pdf).

 

 

La Sentencia indica:

El criterio que esta Sala […] parte de que el cáncer es una enfermedad que, salvo en grados primarios y escasamente avanzados de desarrollo de los tumores, es altamente invalidante por las secuelas que produce, no solamente como consecuencia de la enfermedad en sí misma considerada, sino también de los tratamientos que se hacen precisos y de los padecimientos psicológicos de los pacientes. Esto implica que la persona que padece un cáncer derivado de algún tumor en estado avanzado y que requiere de tratamientos quimio o radioterapéuticos prolongados no pueda considerarse hábil para desempeñar con normalidad una actividad laboral por el hecho de que inicialmente presente una remisión de la sintomatología relacionada con la enfermedad, puesto que para considerar que se ha producido una curación de la enfermedad es preciso que transcurra un periodo de tiempo largo sin recidiva, que, siguiendo criterios médicos, esta Sala ha venido a fijar en cinco años”.

“una vez agotados los plazos máximos de duración de la incapacidad temporal, aunque el paciente no presente recidiva posterior al tratamiento, éste puede ser calificado como incapaz permanente absoluto, dado que, como señala el artículo 136.1 de la Ley General de la Seguridad Social, la posibilidad de recuperación del inválido no obsta a la calificación si tal posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo. El correlato es que el transcurso del plazo de cinco años sin recidiva determina que se pueda hablar de curación, lo que significa obviamente un cambio en la calificación del estado del paciente y, por tanto, la incapacidad reconocida sea revisable por mejoría

 

Movilizaciones de afectados para pedir mejoras en la protección

 
Se han realizado distintas campañas para el cambio de la legislación, para que se aumente la protección de los enfermos de cáncer en estos casos. La más importante, la recogida de firmas a través de Change.org  que en la actualidad acumula ya más de 566.000 firmas.  Se solicita considerar en situación de incapacidad Permanente, una vez se haya agotado el plazo de curación de la  Incapacidad Temporal, a todo aquel que haya sido diagnosticado de un carcinoma y que se debería mantener esta situación hasta su curación definitiva. Se hace mucho hincapié al carácter revisable de esta Incapacidad.

Además se han presentado denuncias ante el Defensor del Pueblo y  los medios de comunicación publican casos, con nombres y apellidos, de trabajadores afectados por esta situación de desprotección.

En octubre de 2014 se presentó en el Congreso una Proposición de Ley (pdf) sobre mejora de protección laboral de las personas enfermas de cáncer, (video) que no prosperó por los votos en contra del Grupo Popular, que mantiene que la determinación de la incapacidad permanente requiere una valoración “caso por caso” de cada trabajador y de su incidencia en la capacidad laboral, y que no hay patologías que, por sí mismas, sean constitutivas de una incapacidad permanente.

Otros casos en los que si se tiene en cuenta el cáncer como elemento diferenciador

Existen algunas situaciones, en cambio, en las que la ley laboral si tiene en consideración el cáncer a efectos de dar derechos al trabajador.  Por ejemplo, existe una posibilidad de reducir la jornada cuando un hijo del trabajador tiene un cáncer durante la hospitalización o durante el tratamiento. Como norma general existe la posibilidad de que la empresa despida a un trabajador por continuas faltas asistencia al trabajo aunque sea justificadas, pero si estas faltas son consecuencia de un tratamiento médico contra el cáncer, no se computarán para realizar este tipo de despido.

 

El copago de los medicamentos

Mientras se está en situación de Incapacidad Temporal, y mientras se está recibiendo tratamiento hospitalario, el trabajador no tiene que pagar por sus medicamentos, pero en el momento en el que se acaba la Incapacidad Temporal, la situación cambia radicalmente.

Si se concede la Incapacidad Permanente, se paga únicamente 10% del precio del medicamento. Pero en el caso de que no se reconozca, el trabajador puede verse afectado sustancialmente, teniendo que pagar más, aunque existen unos topes máximos. Puede verse el porcentaje en cada situación en el artículo sobre el copago farmacéutico, aunque es cierto que hay hospitales que siguen dispensando gratuitamente a los enfermos de cáncer las medicinas necesarias para el tratamiento.

Se pueden dar situaciones muy graves, donde parados sin derecho a ninguna prestación, se vean obligados a pagar mayor porcentaje del precio del medicamento justamente en el momento donde no tienen ningún ingreso.  Otros colectivos, como los afectados por el caso del síndrome tóxico, si tienen una excepción en el copago de sus medicamentos.

Según informa la AECC, el Ministerio de Sanidad ya ha anunciado la revisión del copago de ambulancias y prótesis.

 

Consejos ante una denegación de la Incapacidad Permanente

Ante una denegación, si realmente no se está en condiciones de volver a trabajar, es recomendable recurrir la denegación. Para poder realizar una reclamación que de verdad tenga posibilidades de ser estimada por un juez, será necesario el asesoramiento de un abogado y un perito médico.

En el caso de no tener la posibilidad de pagar un abogado, puede pedirse uno de oficio donde se podrá tener también un perito.  Además, en el caso de querer reclamar, la AECC ofrece la ayuda de sus especialistas para recurrir.
 


© Un artículo de Jorge Danés, abogado laboralista. Actualizado el 19 de septiembre de 2016
 
Citapreviainem no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Se trata de un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales, los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

 

 

Comentarios y Consultas

TODOS LOS MIERCOLES activamos el sistema para recibir consultas básicas en materia laboral, que vamos respondiendo a lo largo de la semana.

Recuerde que puede consultar la sección de DUDAS FRECUENTES, donde se responde a las 200 consultas más habituales.

Dudas Frecuentes (FAQ)